Educación Cívica, Memoria y Patrimonio

Encuentro autoconvocado Nº 2.866 - Realizado el 12/01/2022

Lugar de Realización

Punta Arenas

Modalidad

Virtual

Nº de Participantes

7

Validada Por

  • Foto de persona Víctor Navarro B.
  • Foto de persona Pamela Domínguez B.
  • Foto de persona Patricia Ojeda M.
  • Foto de persona María Gaona F.
  • Foto de persona María Fernández A.
  • Foto de persona Blas Flores Á.
  • Foto de persona Patricio Riquelme F.

Conclusión 1
7 - Sistemas de Conocimientos, Culturas, Ciencia, Tecnología, Artes y Patrimonios

Tema: Rol del Estado en Cultura, Artes, Humanidades, Ciencia y Tecnología

• Creemos que hoy es más necesario que nunca dar espacios para la educación cívica, permitiendo así que los pueblos puedan entender sus derechos y deberes políticos, el impacto de estos en la vida cotidiana y el funcionamiento del estado. Esta, es hoy una deuda del sistema educacional y de la sociedad en su conjunto,

• La educación cívica, entendida como un espacio reflexivo para preparar a las personas para la vida en común, para entregar parámetros comunes para la sociedad, permitiría entregar herramientas a niños, niñas y adolescentes que permitan formar ciudadanos e interpretar la realidad cotidiana de manera crítica y prepararnos para el futuro en comunidad.
Creemos necesario el fomento de las vinculaciones entre la educación cívica, la memoria y el patrimonio, ya sea desde la educación formal, como de la educación no formal, promoviendo la integración de espacios entre distintas generaciones, para permitir un desarrollo a distintas escalas como comunidad, en un entorno amable, como personas integrales participantes de la sociedad.

• Pensamos que la educación cívica es fundamental para dar articulación y comprensión a los procesos históricos que tenemos ante nosotros, para resignificar el valor simbólico de los distintos patrimonios, respetar el patrimonio de los pueblos indígenas ante usos equívocos de sus herencias.


• Creemos que el vínculo entre la memoria y el patrimonio otorgan un sentido profundo en el desarrollo comunitario y social, siendo un factor fundamental para ejercer la ciudadanía con propiedad y de manera sostenida en el tiempo.

• Podemos sostener que la memoria es personal y social, y se ejerce en el presente a través de la experiencia en conjunto con otros, en la oralidad, en las marcas de la ciudad y los barrios. Es necesario hoy interpretar las memorias olvidadas o soslayadas por la historia oficial; aquella de los pueblos originarios, de los pueblos obreros y de los distintos procesos de construcción democrática. Aquellas escritas en los cuerpos y en los edificios. El patrimonio cultural presente en las ciudades, se constituye como marcas de la memoria las cuales pueden ser reconocibles y ser vividas como experiencias.

• Hoy, los significados del patrimonio se encuentran en disputa en relación al discurso histórico de la clase dominante, monumental y nacional frente a las memorias olvidadas del territorio o al patrimonio inmaterial, y que son procesos vivos en continua reelaboración.

• Los procesos de patrimonio son dinámicos y tienen el efecto de la construcción de nuestras identidades y cuya riqueza para la sociedad se encuentra en su diversidad y heterogeneidad.

• Es necesario expandir el ejercicio de la memoria a todos los ámbitos de la sociedad, en tanto esta otorga garantías de no repetición, en el contexto de los actos cometidos por la dictadura cívico-militar en Chile y cualquier situación de perpetración de crímenes de lesa humanidad, otorgando así valor a las vivencias de los sobrevivientes y sus luchas.

• El estallido tuvo el efecto de acelerar la deconstrucción de las historias oficiales, abriendo espacios de resignificación de los símbolos y el surgimiento de las historias silenciadas. Hoy vivimos un punto de inflexión en cuanto a que el patrimonio se constituye como un acto reflexivo, haciendo necesaria esta resignficación y diálogo en el presente.

• Existe hoy, por parte de las nuevas generaciones una imperiosa necesidad de aprender, así como una notoria falta de oportunidades.

• Pensamos que el patrimonio se valora en la medida que este le hace sentido a una comunidad. Podemos imaginar y decidir el futuro con una mirada crítica y consciente en la medida que comprendemos el pasado. Educación cívica y patrimonio son expresiones acerca de la sociedad a la que aspiramos.

• Creemos que es necesario fomentar por medio de acciones colaborativas, institucionales y comunitarias, la comprensión de la realidad por medio de la educación cívica, el patrimonio y la memoria, enfatizando que estas sean una oportunidad y derecho social básico y no sea un privilegio.

Lugar de Realización

Punta Arenas

Modalidad

Virtual

Nº de Participantes

7

Validada Por

  • Foto de persona Víctor Navarro B.
  • Foto de persona Pamela Domínguez B.
  • Foto de persona Patricia Ojeda M.
  • Foto de persona María Gaona F.
  • Foto de persona María Fernández A.
  • Foto de persona Blas Flores Á.
  • Foto de persona Patricio Riquelme F.