SCAC Magallanes: PROPUESTA PARA UNA CONSTITUCIÓN ECOLÓGICA DESDE LA REGIÓN DE MAGALLANES

Encuentro autoconvocado Nº 4.458 - Realizado el 30/08/2021

Lugar de Realización

Punta Arenas

Modalidad

Virtual

Nº de Participantes

7

Validada Por

  • Foto de persona Cristian Valle C.
  • Foto de persona Alejandra Bahamóndez A.

Documentación del Cabildo

  1. Propuesta_ConstitucioI_n_Ecologica_SCAC_Magallanes.pdf 1.5 mb

Conclusión 1
2 - Sobre Principios Constitucionales, Democracia, Nacionalidad y Ciudadanía

Tema: Principios

1. Principios Constitucionales
1- Debe incluirse el enfoque o visión ecocéntrica. En virtud de ello considerar la universalidad de sujetos de derecho, agregando a la naturaleza como uno.
2- Garantizar un principio de equilibrio ecológico, que reconozca el valor de la naturaleza y de sus ciclos como condición de nuestra existencia y bienestar.
3- Se debe considerar un principio de solidaridad intergeneracional, con el cual se integre en la noción de bien común el bienestar ecológico, base para el bienestar de futuras generaciones.
4- Un principio de desarrollo sostenible y de no regresión, necesarios para asegurar los dos principios antes contemplados. En ese sentido, se requiere establecer una protección a las funciones ecosistémicas, con el fin limitar la carga de los ecosistemas a su capacidad natural, con enfoque en el buen vivir y de salud comunitaria entre los entes.
5- Instalar un principio regenerativo en el ámbito de modelo de desarrollo, que vaya más allá del uso que hacen las empresas actualmente del concepto de desarrollo sustentable.
6- Reconocer enfoques y perspectivas ecológicas para construir la sociedad, en este sentido se acordó que
la idea de que el Estado no está solo al servicio de la persona humana, sino también de la colectividad.
7- Principio 10 de la Declaración de Río, esto es, no sólo asegurar los derechos de acceso como tales, sino cómo principios dentro de lo correspondiente a transparencia, una forma de democracia con preponderancia de la participación ciudadana, y de acceso a la justicia.
Se debe asegurar que la interpretación de estos principios no sea jerárquica, sino que cumpla con la doctrina internacional al respecto, considerándolos cómo universales, interdependientes, complementarios, etc. Finalmente, se debería considerar dentro de este capítulo, sección o preámbulo de la CPR los enfoques en torno al bienestar, la equidad, empatía, sostenibilidad.

Conclusión 2
5 - Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico

Tema: Medioambiente, biodiversidad, principios de la Bioética y bienes naturales comunes

2. Bienes comunes y medio ambiente
Una nueva CPR debe considerar un enfoque de gobernanza adaptativa, primero, entendiendo que
la propiedad privada no es la única ni la mejor forma
de gestión de bienes comunes, y confiando que las comunidades tienen conocimientos irreemplazables de sus propios territorios, pues no podemos tener el mismo sistema y creer que va a servir absolutamente igual para el norte que para el sur.
Se necesita una evolución de gobernanza adaptativa, pero debe estar enfrascada en una concepción ecosistémica, que permita comprender cómo evolucionan a la vez estos bienes y sus relaciones entre sí, porque no son bienes individuales y aislados. La gestión debe ser desde los ecosistemas y cautelar la funcionalidad, una gestión que nos permita la mantención en el tiempo de dichos ecosistemas. Ante ello, además, se debe considerar que las mismas funciones ecosistémicas debieran quedar como bienes comunes. Porque para proteger el servicio ecosistémico, no solo protejo al bien específico que me brinda este beneficio, sino que se protege también a la fuente, no cautelar sólo la distribución y captura, sino que también la continuidad de ese servicio y función.
Es crucial avanzar en la fiscalización, pues hay una cantidad de bienes comunes en nuestro país a los cuales no hay acceso común. Si la protección de los bienes comunes y su gestión por medio de gobernanza adaptativa queda en la nueva CPR, afectaría a otras leyes que deberán acordarse a la norma superior, y se podría, por ejemplo, acceder
a superficies mucho mayores para gestionar de forma colectiva.

Sobre el tema del agua en específico, hay que dejar de enfocarse en la lógica de disputa entre lo estatal y lo privado, pues la estatización del agua no asegura que se aplique una lógica de protección de dichos bienes
y del medio ambiente. Lo fundamental será sacar la preeminencia del bien privado por sobre cualquier otra cosa, pues ello no deja espacio para absolutamente nada más, y considerar qué significa la función social que ella trae aparejada.
Este es un debate que será muy interesante dar en el proceso constituyente, pues lo comunitario y la escala local es muy relevante para la discusión de bienes comunes. Entonces, la CPR debe tener cierta flexibilidad para que los bienes comunes puedan ser gestionados a escala local con autonomía, y así cumplir los principios de Elinor Ostrom. En ese sentido los propietarios de bienes naturales tienen una limitación dada por el propio bien respecto de su función ecológica, lo cual permite que el Estado limite, a su vez, la actuación de los propietarios en cuanto a su derecho de dominio, uso y goce generando una situación de equilibrio entre ambos en beneficio del ecosistema.

Conclusión 3
4 - Derechos Fundamentales

Tema: Derecho humano al agua y saneamiento y otros derechos humanos ambientales

3. Derechos Humanos Ambientales
a. Derecho humano al Agua
Primero debemos distinguir entre los conceptos de sequía y escasez hídrica. Es de relevancia debido a que en el caso de la primera se asocia directamente a un fenómeno meteorológico que se puede percibir directamente en el ecosistema y la segunda se vincula a las decisiones que se tomen respecto al uso y gestión del elemento hídrico.
En este sentido, la sola declaración del derecho humano al agua no es suficiente y necesita estar reflejada en una garantía efectiva respecto al derecho a vivir en un medio ambiente libre de contaminación.
Se propone el concepto de “Seguridad hídrica”, como una forma de asegurar que el elemento hídrico sea considera- do en su multiplicidad de funciones ecosistémicas.
Además de lo anterior, generar un concepto adecuado de territorio se considera como una herramienta fundamental para alcanzar el fin ecológico.
Al mismo tiempo, entregarle un valor al elemento hídrico sobre el derecho de propiedad es fundamental. Entender- lo desde un bien común o un bien nacional de uso público (distintos), y limitar el dominio sobre el mismo parece ser una buena opción.
fundamental y bien común
Es necesario asegurar que no quede el derecho de apro- vechamiento de agua como propiedad, ello es lo medular de todo en lo respectivo a propiedad y medio ambiente.
Será palmario que el agua se establezca como un derecho humano y no como susceptible de apropiación.
Derecho de acceso a la información, participación y justicia ambiental

b. Derecho de acceso a la información, participación y justicia ambiental
Se propone el acceso a la información de interés público en temáticas ambientales y todas sus aristas que pudie- ran estar en consideración a lo ambiental.
Se piensa en una forma de que exista información actua- lizada y completa para que se pueda generar el conoci- miento debido de la ciudadanía respecto del territorio, en tiempo y forma para que las comunidades puedan efec- tivamente accionar ante proyectos que atenten contra su salud y ecosistema.
Por supuesto que lo correcto es crear una nueva institu- cionalidad ambiental que sea capaz de asegurar estos derechos, pero además de ello pueden perfectamente ser consagrados como tales en la nueva constitución.
En este sentido, también es primordial establecer limita- ciones a la soberanía en materia de Derechos humanos, promovidas en Instrumentos Internacionales de tipo nor- mativo que nos permitan avanzar en materia de acceso a la justicia ambiental, participación e información ambiental.

c. Derecho a vivir en un Medio Ambiente Sano y ecológicamente equilibrado
La redacción del artículo 19 no8 de nuestra actual CPR genera una serie de problemas al momento de invocarlo. Esto pues se consagra este derecho en virtud de las personas y no en virtud del medio ambiente, siendo más complejo aún en términos probatorios; si tomamos en consideración la definición que entrega la ley 19.300 en su artículo segundo letra m. La cual al definir medio ambiente libre de contaminación, entrega ciertos parámetros permitidos de contaminantes antes de que se consideren un peligro para las personas.
La garantía constitucional ambiental de la nueva CPR debe superar los defectos de la consagración actual,
por ende, la redacción debe garantizar el derecho a un medio ambiente sano y ecológicamente equilibrado y de NINGUNA forma sujetarlo al cumplimiento de parámetros de contaminación establecidos legalmente.
Así mismo, se considera resguardar esta garantía,
generando una prelación del derecho a vivir en un
medio ambiente sano respecto al derecho de propiedad. Lo anterior quiere decir que en la enumeración de derechos que exista en la próxima CPR debe considerar primero al Derecho a vivir en un medio ambiente sano y ecológicamente equilibrado; solo después de eso se puede referir al Derecho de Propiedad.

Conclusión 4
5 - Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico

Tema: Derechos de la naturaleza y vida no humana

4. Derechos de la Naturaleza
Dado que los seres humanos están interrelacionados con todas las formas de vida en la tierra (y no vivas también), así como con los distintos niveles de organización de la vida, el principio del bien común cobra especial relevancia en la protección del medio ambiente, el despliegue de la solidaridad y la necesidad de profundizar la democracia, promoviendo derechos y garantías sociales.

Concretamente, se requiere de un cambio ético sobre la relación de los humanos con los sistemas de vida que conforman la naturaleza; Introducir una perspectiva ecocéntrica, transversal a todas las disciplinas, con facultades legales para proteger a la naturaleza, no desde normas sectoriales, sino en el espíritu de la constitución.

Conclusión 5
5 - Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico

Tema: Estatuto constitucional de la tierra y el territorio

5. Territorio y Estado
En la CPR se debe pensar en el territorio como un todo, y no individualmente, incorporando el concepto de equidad en la toma de decisiones. La Constitución nos otorga la posibilidad de establecer los límites de las autonomías, por medio de la dignidad humana, considerando que los límites ecológicos son parte de una dignidad humana.
En ese ámbito hay 2 principios fundamentales que deben estar en la CPR: descentralización, en virtud de que lo fundamental no es cómo se hacen los límites sino cómo se lleva la política interregional; y la vocación territorial, sobre cómo se definirán las decisiones en los territorios.
Por último, con bien común nos referimos a una tradición jurídica que considera que el Estado debe perseguirlo, sin estar muy definido a qué nos referimos con él. Cuando se establece que el Estado está al servicio de la persona humana se tiende a olvidar que la persona humana no está sola, sino que debe ajustar su comportamiento a lo mejor para todos, entonces una teoría del cuidado estatal debe comprender esa servicialidad a las personas humanas con los otros seres vivos con los que se relaciona fundamentalmente. La idea de territorio intergeneracional debiera ser una idea de Estado multigeneracional, considerando qué Estado es todo y no solo el gobierno de turno. El bien común lo entendemos intergeneracionalmente, existe un bien común intergeneracional que debemos respetar.

Conclusión 6
5 - Medio Ambiente, Derechos de la Naturaleza, Bienes Naturales Comunes y Modelo Económico

Tema: Modelo económico

Entre los principios constitucionales claves para configurar un nuevo modelo de desarrollo se encuentran: la regulación del acceso y protección de la propiedad, en particular sobre los bienes comunes; la regulación de la gestión de bienes comunes, en términos de sistemas de uso y administración; el rol del Estado, con el objeto de superar la subsidiariedad como principio fundamental; una reconfiguración de la noción y uso del territorio; el reconocimiento de los derechos de la naturaleza; y un enfoque de las políticas económicas que centre en la discusión la importancia de la mantención de la vida y las labores de cuidado.
- Considerando como base el reconocimiento de la crisis ecológica y climática en que nos encontramos, creemos necesario avanzar más allá de los modelos tradicionales que han dominado la discusión. Frente a ello, se debe plantear un modelo que se nutra de posiciones complementarias: por un lado, consagrar principios de urgencia y fortalecer el rol estratégico del Estado en materia de transición ecológica. Por el otro, correr el cerco de lo posible utilizando perspectivas de transformación más radical, como el Buen Vivir o el Decrecimiento, considerando el desarrollo distinto al crecimiento. Para el desarrollo se debe enfatizar su significado como realización de las potencialidades, en el sentido de ser más completo o mejor. Por el contrario, crecer indica el aumento en tamaño por la adición de nueva materia. El crecimiento es siempre cuantitativo, el desarrollo es sobre todo cualitativo y apunta a poder realizar nuestras potencialidades.
- El rol del Estado debe ser activo, para que guíe el avance de la economía con participación y fomento a la innovación, y la gestión participativa de bienes comunes. Además, es necesario que el Estado modifique su institucionalidad de forma radical para hacer frente a la crisis climática y ecológica (por ejemplo, el Banco Central, que podría tener un mandato ligado a la transición ecológica) y cree nuevos órganos públicos (Ej: Defensoría de la Naturaleza).
- Proponemos considerar al desarrollo territorial como una co construcción biocultural, definido por las comunidades o las personas que habitan esos territorios. En este sentido hablar derechamente de autonomía territorial bajo un principio, para que esas decisiones sean sostenibles en el tiempo. En ese sentido, actualmente los productos de esos territorios son usados en el mercado transnacional, perdiendo su carácter local y derivando en su explotación indiscriminada. Por ello es importante regionalizar políticas territoriales y diferenciar entre los distintos territorios, teniendo en cuenta las condiciones particulares de cada uno de estos.
- La centralidad del buen vivir en la CPR, implica crear mecanismos efectivos de implementación de este principio, considerando la experiencia histórica de otras constituciones latinoamericanas que han consagrado
este principio sin ejecutarlo realmente.
- Proponemos una Renta Básica Universal como propuesta para asegurar un mínimo común en cuanto a posibilidad económica.
- Nuevos indicadores para medir la prosperidad social basada ya no solamente en lo económico, ajustando la definición de “prosperidad” bajo estrictos principios ecocéntricos, de la mano con un debido correlato de lo que significa esto para los pueblos indígenas.
- La CPR debe apostar al fomento de la soberanía productiva y a las cadenas cortas de producción y distribución de múltiples bienes comunes, enfocado fuertemente en transitar hacia una economía circular. Poniendo el foco en la sostenibilidad ecológica del sistema desde su raíz, en este sentido, tomar en consideración un eje central para avanzar y desarrollarnos como nación, aprovechando elementos geográficos para sostener una nueva economía, una economía verde.
- Transición hacia un sistema alimentario cuyo centro esté en la soberanía alimentaria, e incorpore los principios
fundamentales de la agroecología: La soberanía alimentaria, entendida como “un cambio sistemático - en el que los seres humanos tienen el control directo y democrático de los elementos más importantes de su sociedad- sobre cómo comemos
y nos alimentamos; como usamos y mantenemos la tierra, el agua y otros recursos en nuestro entorno para el beneficio de las generaciones actuales y futuras; y como interactuamos con los demás grupos, personas y culturas” (La Vía Campesina, 2018) debe incorporarse como un derecho garantizado por la CPR, incorporando en ella, los seis pilares de la Soberanía Aliementaria, levantados internacionalmente por el Foro de Nyéléni (2007): Priorizar los alimentos para los pueblos; Valorar a quienes proveen alimentos; Localizar los sistemas de alimentación; Promover el control local; Desarrollar conocimiento y habilidades; y trabajar con la naturaleza. Considerando el elevado nivel de concentración de la propiedad de la tierra en las últimas décadas; el difícil acceso a la propiedad de la misma por parte de campesinos y campesinas; La especulación sobre el valor monetario de las tierras de aptitud agrícola y su consecuente alza de precios, desvinculada de la calidad de la misma, es que, en un territorio como el de Magallanes, existen las pruebas suficientes para revertir esta situación a partir de un proceso que garantice el acceso al suelo agrícola de calidad y en cantidad suficiente, para sustentar la producción local de alimentos, y abastecer al territorio. En esta misma línea, se debe revertir la subdivisión de la pequeña propiedad rural a superficies que permitan no solo la subsistencia del campesino o campesina, sino su desarrollo económico en un contexto rural y local, interviniendo -de ser necesario- la distribución actual de la tierra, acorde a una planificación estratégica y ordenación del territorio.
Como marco técnico-tecnológico, agronómico y cultural, se debe promover la Agroecología en su dimensión ambiental, sociocultural y económica, incorporando sus principios fundamentales a la producción de alimentos sanos y justos.

Conclusión 7
1 - Sobre Sistema Político, Gobierno, Poder Legislativo y Sistema Electoral

Tema: Estado Plurinacional y libre determinación de los pueblos

7. Pueblos Indígenas/Propuesta SCAC MAG: ( transversal a todos los puntos)
Reconocimiento de los pueblos indígenas.
- Reconocimiento de la plurinacionalidad de los pueblos originarios
- Reconocimiento de la cultura y cosmovisión de los pueblos originarios
- Reconocimiento del convenio 169 en relación a los pueblos originarios
Por lo tanto (sin ser taxativo): PLURINACIONALIDAD, AUTODETERMINACIÓN, AUTOREPRESENTACIÓN Y SOBERANÍA DE LOS TERRITORIOS.

Lugar de Realización

Punta Arenas

Modalidad

Virtual

Nº de Participantes

7

Validada Por

  • Foto de persona Cristian Valle C.
  • Foto de persona Alejandra Bahamóndez A.