Cabildo Autoconvocado por las Regiones Autónomas

Encuentro autoconvocado Nº 7.278 - Realizado el 24/03/2022

Lugar de Realización

Concepción

Modalidad

Presencial

Nº de Participantes

7

Validada Por

  • Foto de persona Jessica Jerez Y.
  • Foto de persona Paulo Velásquez B.
  • Foto de persona María Huerta F.
  • Foto de persona Luis Álvarez M.
  • Foto de persona Martín Sanzana Calvet

Registro Fotográfico

  1. WhatsApp_Image_2022-04-02_at_11.13.56_PM.jpeg 107 kb

Conclusión 1
3 - Forma de Estado, Ordenamiento, Autonomía, Descentralización, Equidad, Justicia Territorial, Gobiernos Locales y Organización Fiscal

Tema: Autonomías territoriales e indígenas

La delimitación de las regiones territoriales debe construirse teniendo en cuenta diversos factores, en particular las comunidades que habitan los territorios y sus relaciones culturales, las cuencas hidrográficas existentes.
Como principio organizador de una nueva economía ecológica y circular, cada región desarrollará sus actividades productivas en base al presupuesto ecológico con el que cuenta para alcanzar el buen vivir. Este presupuesto estará dado por los bienes naturales comunes con que cuenta, tales como: agua, suelo cultivable, minerales, biomasa y biodiversidad; ajustado al respeto a los derechos de la naturaleza, los límites ecosistémicos, la densidad de población, y los derechos y voluntad manifiesta de los pueblos. De tal manera, cada territorio vivirá de lo que pueda generar, orientado al buen vivir en comunidad y el cuidado de la naturaleza. Considerando además la enorme diversidad geográfica de Chile, es fundamental desarrollar una economía de intercambios complementarios entre las regiones bajo la premisa de la colaboración y la solidaridad interterritorial. El Estado Plurinacional supervisará y promoverá esta economía y garantizará la justicia territorial y ambiental.
Para fortalecer su capacidad económica, las regiones autónomas tendrán la facultad de cobrar impuestos verdes específicos para actividades productivas, generando incentivos a quienes disminuyan significativamente sus emisiones contaminantes o minimicen sus impactos generando acciones de reparación natural.
Las regiones autónomas generarán incentivos y exenciones tributarias a las personas naturales y organizaciones sociales que restauren, reciclen y reutilicen en sus procesos de subsistencia cotidiana. La economía ecológica circular contribuye a reducir la presión de extracción sobre los ecosistemas ya saturados.
Se fomentará la gestión productiva responsable de cooperativas, organizaciones comunitarias y empresas locales de menor tamaño para la gestión de la restauración y el reciclaje.
Cada región restituirá tierras a sus pueblos originarios y esta restitución, estará vinculada con la restauración ecológica, incluyendo la valorización del patrimonio nativo de flora y fauna, favoreciendo relaciones ecológico-armónicas de las mismas. Comprendemos que el vínculo de las comunidades con la tierra esrespetuoso de sus tiempos y ciclos, en el mismo sentido, las regiones y sus comunidades generan las condiciones para el logro de una soberanía alimentaria.
Las regiones autónomas reconocen los bosques de algas, los bosques nativos, los humedales y manglares, los corales y también los peces como centrales en los llamados “sumideros de carbono” Cada región conocerá y registrará los ecosistemas y ciclos naturales en sus cuencas terrestres y marinas. Se trata de restaurar y llevar una contabilidad de los ecosistemas y procesos ecológicos fundamentales para el cuidado, reproducción y sanación de la Biósfera. Asimismo, cada región deberá implementar un registro de los ciclos y emisiones de carbono, nitrógeno, fósforo y azúfre, bien como un inventario de los suelos y aguas contaminadas, a fin de reducir progresivamente la contaminación y degradación de los ecosistemas y avanzar en metas de descontaminación y recuperación/restauración/regeneración ambiental. Esta recuperación privilegiará en escala local como agricultura ecológica y de las comunidades de los primeros pueblos, avanzando a la gestión regional y local de una economía circular.
La participación en los asuntos públicos y la administración de la vida en común es un derecho fundamental y responsabilidad común para la vida democrática. Dicha participación es por ende un derecho y una responsabilidad. En este sentido la actividad organizativa y política forma parte importante del quehacer colectivo que permite la reproducción de la sociedad. Para ello es preciso que las y los trabajadores, junto con las y los estudiantes dispongan de un tiempo social reconocido (horarios protegidos) destinados a la deliberación y construcción de propuestas para la toma de decisiones de sus comunidades.
Así, las regiones autónomas reconocen que su pacto democrático se sustenta en el involucramiento de sus habitantes en la gestión de lo común, restituyendo el valor de lo comunitario.
Cada región contará con un sistema territorial de cuidados, que garantice apoyos y ayudas para la vida digna de todas las personas que los requieren: personas con discapacidad, adultez mayor, niñas, niños y adolescentes; además de dignificar el trabajo de quienes ejercen los cuidados.
Se reconocerá el ocio y la recreación como un derecho fundamental para el bienestar personal y el buen vivir en comunidad, por tanto, cuentan con las condiciones necesarias para que el ejercicio político, el trabajo productivo y reproductivo no copen la vida de las personas.

Lugar de Realización

Concepción

Modalidad

Presencial

Nº de Participantes

7

Validada Por

  • Foto de persona Jessica Jerez Y.
  • Foto de persona Paulo Velásquez B.
  • Foto de persona María Huerta F.
  • Foto de persona Luis Álvarez M.
  • Foto de persona Martín Sanzana Calvet

Registro Fotográfico

  1. WhatsApp_Image_2022-04-02_at_11.13.56_PM.jpeg 107 kb