7 - Sistemas de Conocimientos, Culturas, Ciencia, Tecnología, Artes y Patrimonios

DESCENTRALIZACIÓN DE LA CIENCIA

Iniciativa Nº 1.026

Tema: Derecho a la Ciencia, Conocimiento y Tecnología

Actualizado 25/05/2022 00:28

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Juan Pablo Ogalde Herrera

Disponible Desde:

1 Feb1 de febrero2022-02-01

Situación Ideal:

El problema radica en la excesiva centralización de los recursos y reconocimientos científicos, no solamente en la región metropolitana, sino que también en instituciones académicas como la Universidad de Chile o la Pontificia Universidad Católica. Se debe ser más inclusivo y descentralizar las ciencias, considerando a las regiones e igualdad de género en recursos, instituciones y/o reconocimientos honoríficos.
Así, el 13 de agosto de 2018 por decreto Ley No. 21105 se crea el Ministerio de Ciencia, Tecnología, Conocimiento e Innovación y las subsecretarías regionales ministeriales comenzando por cinco macrozonas (Norte, Centro, Centro-Sur, Sur y Austral), para a partir del quinto año (2023) continuar con la creación de todas las subsecretarías regionales. Luego el año 2020 se crea la Agencia Nacional de Investigación y Desarrollo (ANID) que remplaza al CONICYT o Centro Nacional de Ciencia y Tecnología. Cambios que apuntan en la dirección correcta para descentralizar la ciencia y el conocimiento en Chile considerando el bajo presupuesto del Estado dedicado al financiamiento de actividades de I+D en el país que alcanza un 0,2% del PIB, mientras que el promedio para países OCDE es de un 0,56%. Según portal de ANID, en Chile hay 9.204 personas trabajando como investigadores/as y 15.548 personas en actividades de I+D, y en Jornadas Completas Equivalentes (JCE). Además, se calcula 1,1 personas investigadoras por cada 1.000 personas trabajando, mientras que en los países miembros de la OCDE el promedio es de 8,6. Por otro lado, la productividad científica que es un reflejo de la cantidad de investigadores, donde se observa una total asimetria entre la Región Metropolitana y las otras regiones. Así, la mayoría de masa crítica de los investigadores e investigación se concentra en la Región Metropolitana, Santiago.
Los investigadores compiten por Fondos concursables nacionales como Fondecyt, FONDAP, Anillos, proyectos Basales, etc., fondos que brindan apoyo para generar conocimiento por varios años. Al concentrarse la mayoría de los investigadores en la Región Metropolitana hace que las desigualdades sociales observadas en Chile por la centralización también se mantengan y proyecten al ámbito científico, donde las regiones ganan menos proyectos comparado con la Región Metropolitana, cuentan con menos investigadores por habitante, carecen de centros de investigación de excelencia, carecen de Universidades de excelencia en investigación, hay también carencia de academias de ciencias o capítulo regionales, y un mínimo reconocimiento a sus investigadores que compiten con una cancha totalmente desnivelada en oportunidades, infraestructura y masa crítica de capital humano avanzado. Si bien se reconoce que se han hecho esfuerzo por descentralizar la ciencia esto no son suficientes. A modo de ejemplo, ANID lista 15 centros basales por cinco años renovable cuyo objetivo principal es el fortalecimiento de la base científica de Chile para que el país pueda alcanzar mayor desarrollo social y económico (ANID 2022) y que los resultados de las investigaciones contribuyan con la política pública y/o aumentar la competitividad de la economía chilena. De estos centros, el 87% (13/15) están asociados o liderados por Universidades de la región metropolitana y solo 13% (2/15) a regiones.
De igual manera si observamos la Academia de Ciencias de Chile, creada en 1964 vemos que en su gran mayoría los investigadores representan a Universidades de la Región Metropolitana y las regiones están muy poco representadas. Misma situación ocurre con los Premios Nacionales que honran a investigadores sobresalientes en diversas disciplinas: la mayoría de los galardonados son de la zona central. Las regiones y las mujeres a menudo han sido invisibilizado(a)s con estos honores. Por otro lado, la constante especialización y surgimiento de nuevas especializaciones en medicina, economía o prehistoria por ejemplo hace necesario que se amplié el abanico de premios nacionales. Por ejemplo, el premio Nacional de Historia debería dividirse en Premio Nacional de Historia y Premio Nacional de Ciencias Arqueológicas y Bioantropológicas considerando las múltiples generaciones de científicos y científicas que aportan a generar nuevos conocimientos y que no son reconocidos a nivel nacional. Más aun, Chile es reconocido a nivel mundial por su riqueza arqueológica, y paleontológica entre otras, donde de las siete maravillas chilenas que son patrimonio cultural de la humanidad reconocidos por UNESCO, tres de ellas son de carácter arqueológico: El parque nacional Rapa Nui (1995), El sistema vial andino Qhapac Ñan (2014), y Los asentamientos y momificación artificial de la cultura Chinchorro (2021). De igual forma debería existir un Premio Nacional en Medicina y en Economía.
Por último, y no menos importante, cabe señalar la paradoja que por decretos de Ley no todas la Universidades del CRUCH tienen la misma participación en los jurados o comités que buscan reconocer a sus pares en los premios nacionales. Por ejemplo, la Universidad de Chile aparece por decreto ley Nº 19.169 formando parte de todos los jurados, centralizando gran parte de las decisiones públicas y políticas de la academia, mientras que las otras Universidades deben irse rotando y solo participan mediante un representante del CRUCH.
Se propone entonces una descentralización de los recursos, capital humano y reconocimientos académicos, propendiendo a una homologación, equilibrio y/o equivalencia de fuerzas en la estructura científica del país. Dando a las regiones una mayor posibilidad de desarrollo, descentralizando las políticas y toma de decisiones del este ámbito.

Propuesta de articulado

ARTICULO X1: EL Estado garantiza el financiamiento para la investigación en toda región y Universidad regional, asegurando su participación con equidad de condiciones con masa crítica equivalente.

ARTICULO X2: Las regiones y comunas contarán con recursos que le permitan desarrollar investigaciones de interés comunal y regional, potenciando el desarrollo científico, tecnológico, artístico y musical, conforme a las necesidades particulares catastradas y en prelación de lo establecido por el estado.

ARTICULO X3: El Estado debe asegurar que todas las regiones tengan igualdad en oportunidades de crear centros educacionales y de excelencia en todos sus niveles, asignando atribuciones y competencias a la respectiva autoridad de gobierno y administración del territorio comunal.

ARTICULO X4: El Estado fomentará la formación de científicos o inserción de estos en regiones y comunas, a fin de potenciar el conocimiento científico en las diversas disciplinas de forma equitativa.

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Juan Pablo Ogalde Herrera

Disponible Desde:

1 Feb1 de febrero2022-02-01