3 - Forma de Estado, Ordenamiento, Autonomía, Descentralización, Equidad, Justicia Territorial, Gobiernos Locales y Organización Fiscal

Iniciativa de Norma Constitucional sobre el derecho del Pueblo Diaguita a su territorio autónomo y forma de vida.

Iniciativa Nº 1.506

Tema: Autonomías territoriales e indígenas

Actualizado 02/07/2022 01:38

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Francisco Salinas H.

Disponible Desde:

2 Feb2 de febrero2022-02-02

Propuesta de articulado

Artículo transitorio: En el plazo de un año contado desde la entrada en vigencia de la Constitución, el presidente de la República formará una comisión de Verdad Histórica para el Pueblo Diaguita, compuesta de forma paritaria por representantes e investigadores/as del pueblo, investigadores/as con trayectoria en el estudio de la prehistoria, historia , etnografía y territorialidad diaguita, así como profesionales especialistas en arqueología, historia, etnohistoria, antropología, geografía, entre otros. El objetivo de esta comisión será investigar y mensurar los territorios ancestralmente ocupados por el pueblo diaguita y entregar un informe con el objeto de identificar las tierras y territorios del pueblo diaguita, y hacer recomendaciones para la restitución de dichas tierras y territorios a las comunidades.
ARTÍCULO XXX: Es deber del Estado, a través de sus instituciones y en colaboración con las comunidades diaguitas, identificar, reconocer, proteger, conservar y promover la identidad y el territorio autónomo diaguita adoptando las medidas adecuadas para tales fines, así como proteger su equilibrio ecológico, cultura, forma de vida tradicional y el goce de su herencia cultural.
1. Reconocimiento y protección de personas, comunidades y territorios autónomos diaguita
El Estado reconoce la existencia de territorios autónomos del pueblo diaguita determinado por la continuidad histórica que vincula antecedentes arqueológicos, registros históricos, memoria oral, subsistencia de troncos familiares indígenas, toponimia, prácticas tradicionales y espacios de significación cultural, entre otros factores. El Estado deberá implementar políticas públicas destinadas a facilitar al pueblo diaguita la identificación de estos territorios, conforme a los criterios recién reseñados y a la normativa de los tratados internacionales suscritos por Chile y que se encuentran vigentes.
El reconocimiento y protección de las personas, comunidades y territorios diaguita incluye, sin ser taxativos, las siguientes normas, principios y criterios:
Identidad
a.- El pueblo diaguita tiene derecho a determinar su propia identidad o pertenencia conforme a sus costumbres y tradiciones y el Estado chileno debe promover el derecho de autoidentificación, sin menoscabo al derecho de las personas diaguitas a obtener la nacionalidad y ciudadanía chilena y los derechos y deberes que ellas suponen. La autoidentificación deberá considerarse el criterio fundamental para identificar, determinar y reconocer a los individuos y comunidades diaguitas.
Territorio
b.- El Estado debe reconocer la propiedad y el carácter indígena de las tierras y sus recursos naturales, tomando las medidas adecuadas para la preservación de su equilibrio ecológico y la difusión de sus conocimientos tradicionales.
Concepto de Territorio
b.1 El Estado de Chile reconoce que el concepto de territorio diaguita es amplio y que, en consecuencia, tierras poseídas sin título u ocupadas esporádicamente o de manera no exclusiva por los diaguitas, pero a las que hayan tenido tradicionalmente acceso para sus actividades de subsistencia, pueden ser consideradas como tierras indígenas.

Las tierras que sean de propiedad privada de individuos diaguitas podrán también ser declaradas tierras indígenas, y éstas gozarán de los mismos derechos y protecciones propios de los territorios indígenas.
b.2. En la aplicación de esta norma el estado de Chile deberá respetar la importancia especial que para la cultura y los valores espirituales del pueblo diaguita reviste su relación con las tierras o territorios que ocupan o utilizan de alguna otra manera, y en particular los aspectos colectivos de esa relación.
b.3. Las tierras que ocupan y también aquellas con las cuales existe un vínculo cultural de memoria colectiva, con conciencia de su derecho de acceso o pertenencia, deben ser consideradas como tierras indígenas de su propiedad y zonas de afectación directa. El territorio de las comunidades o individuos diaguitas no se restringe al núcleo de sus casas de habitación, sino que abarca también el área física conformada por su núcleo de casas, los recursos naturales, incluyendo el agua y los recursos del subsuelo, cultivos, plantaciones y su entorno, ligados a su tradición cultural.
b.4. Estos derechos comprenden el derecho del pueblo diaguita a participar en las decisiones relativas a la utilización, administración y conservación de dichas tierras y recursos naturales.
b.5. En caso de que pertenezca al Estado la propiedad de los minerales o de los recursos del subsuelo, o tenga derechos sobre otros recursos existentes en las tierras diaguitas, el gobierno de Chile deberá establecer o mantener procedimientos obligatorios y vinculantes de consulta a los individuos o comunidades interesados, a fin de determinar si sus intereses serían perjudicados, y en qué medida, antes de emprender o autorizar cualquier programa de prospección o explotación de los recursos existentes en sus tierras. Los individuos o comunidades interesados tendrán derecho a participar en los beneficios que reporten tales actividades, y percibir una indemnización equitativa por cualquier daño que puedan sufrir como resultado de ellas.
b.6. Los gobiernos deberán velar por que, siempre que haya lugar, se efectúen estudios, en cooperación con los pueblos interesados, a fin de evaluar la incidencia social, espiritual y cultural y sobre el medio ambiente que las actividades de desarrollo previstas puedan tener sobre esos pueblos. Los resultados de estos estudios deberán ser considerados como criterios fundamentales para la ejecución o el rechazo de las actividades mencionadas.
b.7. La organización de la división administrativa del país en su conjunto deberá velar por proteger y desarrollar la integridad de los territorios y comunidades indígenas, favorecer sus sistemas de intercambio e interrelación, manteniendo la adecuada coherencia de las políticas públicas que los conciernen en este respecto.

Participación en políticas plurinacionales, Medio Ambiente y Modelo de Desarrollo
c.- El Estado chileno deberá tomar medidas, en cooperación con los individuos y comunidades interesadas, para proteger y preservar el medio ambiente de los territorios que habita el pueblo diaguita. Los individuos y comunidades diaguitas tienen el derecho de decidir sus propias prioridades en lo que atañe al proceso de desarrollo, en la medida en que éste afecte a sus vidas, creencias, instituciones y bienestar espiritual y a las tierras que ocupan o utilizan de alguna manera, y de controlar, en la medida de lo posible, su propio desarrollo económico, social y cultural. Además, dichos pueblos deberán participar en la formulación, aplicación y evaluación de los planes y programas de desarrollo nacional y regional susceptibles de afectarles directamente.
Derecho a la reparación
d.- Los individuos y comunidades diaguitas tienen derecho a la reparación, por medios que pueden incluir la restitución o, cuando ello no sea posible, una indemnización justa, imparcial y equitativa, por las tierras, los territorios y los recursos que tradicionalmente han poseído, ocupado o utilizado de otra forma y que hayan sido confiscados, tomados, ocupados, utilizados o dañados sin su consentimiento libre, previo e informado.
2. Reconocimiento y protección de la forma de vida tradicional diaguita y goce de su herencia cultural.
Conservación del Patrimonio Material e Inmaterial Diaguita
Es deber del Estado identificar, reconocer, desarrollar, proteger y conservar el patrimonio material e inmaterial del pueblo diaguita incluyendo su identidad, territorio, formas de vida tradicional y su herencia cultural.
El reconocimiento y protección por parte del Estado chileno de la forma de vida tradicional diaguita y goce de su herencia cultural comprende, sin ser taxativos, las siguientes normas, principios y criterios:
a.- El Estado debe reconocer, promover, proteger y conservar el derecho rural agrario del pueblo diaguita, que incluye la conservación de sus formas de cultivo ancestrales y tradicionales y sus semillas. El Estado deberá establecer procesos de certificación sanitaria de los productos indígenas de cualquier naturaleza, que resguarden la salud pública y que sean culturalmente pertinentes, permitiendo el autoconsumo, la comercialización o el intercambio de esos productos elaborados o confeccionados de acuerdo a sus tradiciones ancestrales.
b.- El Estado debe reconocer, promover, proteger y conservar las prácticas ganaderas, de pequeña minería y trashumancia del pueblo diaguita.

c.- El Estado debe reconocer, promover, proteger y conservar el derecho de las comunidades diaguitas a gozar y practicar su cultura, otorgándoles autonomía sobre prácticas religiosas, conocimientos, objetos, sitios y paisajes que conforman su herencia cultural.
d.- El sistema de educación nacional deberá incorporar materias relativas a la historia y el acervo cultural diaguita.
e.- La localización, identificación y reconocimiento de comunidades y territorios indígenas no afectará el derecho de pertenencia y participación de individuos diaguitas que se encuentren o vivan fuera de los territorios indígenas o en otras regiones a las comunidades e instituciones representativas de su pueblo.
f.- El pueblo diaguita tendrá el derecho de establecer relaciones diplomáticas y embajadas con otros pueblos indígenas del país, con el Estado de Chile, y con otras comunidades indígenas fuera del territorio chileno. El Estado de Chile deberá desarrollar y conservar los pasos fronterizos y facilitar el tránsito necesario para estas actividades.
g.- Con el objeto de que estas obligaciones del estado sean cumplidas adecuadamente
los gobiernos deberán destinar los recursos necesarios, los que deberán ser incluidos en el presupuesto nacional.
h.-Todos los derechos reconocidos en este articulado se considerarán protegidos por los recursos legales-constitucionales establecidos en el texto constitucional chileno para la protección de derechos humanos, sean estos individuales o colectivos.

4.-Normas programáticas:

Con el objeto de dar cumplimiento a las obligaciones de este artículo, el Estado de Chile deberá:
a.- Crear instituciones y mecanismos para la identificación, catastro, reconocimiento, demarcación y protección de tierras indígenas, de sus intereses económicos, lugares y objetos de importancia simbólica, cultural, histórica y arqueológica para el pueblo diaguita, dentro y fuera de los territorios indígenas, favoreciendo que los individuos diaguitas puedan constituirse en comunidades indígenas diaguitas.
b.- Desarrollar un plan plurinacional con medidas prácticas y un presupuesto adecuado para la protección del patrimonio material e inmaterial diaguita. El Estado, en conjunto con las comunidades diaguitas, deberá apoyar, facilitar y financiar iniciativas para dar protección legal, a nivel nacional e internacional, del patrimonio material e inmaterial diaguita por medio de, entre otros, la obtención de derechos-patentes colectivos sobre formas de vida, formas de cultivo, semillas, expresiones artísticas, saberes tradicionales, conocimiento científico, formas de medicina tradicional y todo otro elemento constitutivo de ese patrimonio que puedan ser objeto de derechos legales.

c.- Desarrollar y financiar planes y políticas públicas orientadas a fomentar el rol de los pueblos indígenas en la riqueza material y cultural del país. El Estado deberá considerar y reservar un rol a la agricultura indígena en la política agraria nacional y, en particular, respecto del derecho a la soberanía alimentaria nacional y diaguita.
d.- El Estado deberá, dentro de un plazo razonable que no podrá exceder dos mandatos presidenciales, crear todas las leyes, reglamentos y normas de procedimiento que sean necesarios para el cumplimiento de las obligaciones y derechos establecidos en este artículo.

5.- Normas interpretativas
Con el objeto de evitar que las normas y derechos del pueblo diaguita establecidos en este articulado sean vaciados de contenido o substancia en legislación o decisiones judiciales posteriores, la aplicación de estos derechos será regida por los siguientes principios y normas interpretativas:

4.1 Se considerará inconstitucional toda norma que limite o restrinja de manera indebida estos derechos.
4.2 La interpretación de todas las normas de este articulado deberá hacerse de una manera culturalmente sensible, es decir, considerando los imaginarios y cosmovisiones del pueblo diaguita, incluyendo sus leyes, prácticas culturales, costumbres y sus formas de vida y uso de la tierra.
4.3 Para el reconocimiento de tierras diaguitas y de todo otro derecho de las comunidades indígenas, la interpretación de los hechos y las normas legales considerará las leyes, prácticas culturales, y formas de vida del pueblo diaguita de acuerdo con sus imaginarios y cosmovisiones propias, y evitando distorsionarlos con la imposición de criterios, prácticas legales y concepciones del derecho nacional sobre las prácticas ancestrales diaguitas.

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Francisco Salinas H.

Disponible Desde:

2 Feb2 de febrero2022-02-02