6 - Sistema de Justicia, Órganos Autónomos de Control y Reforma Constitucional

CREACIÓN DE LOS TRIBUNALES DE LOS PUEBLOS INDÍGENAS EN LA NUEVA CONSTITUCIÓN

Iniciativa Nº 586

Tema: Creación tribunales indígenas

Actualizado 25/05/2022 00:43

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Doris Aguilera S.

Disponible Desde:

26 Ene26 de enero2022-01-26

Documentos Adjuntos:

  1. certificados.pdf 759 kb

Problema a Solucionar:

En la localidad de Belén, comuna de Putre, Región de Arica y Parinacota, en la década del año 90, acontecen situaciones de abusos sexuales y asesinatos a mujeres adultas mayores, que el Estado de Chile nunca investigó argumentando faltas de pruebas, quedando en impunidad y dejando sin reparación y con inseguridad a las familias afectadas y al pueblo de Belén.
El caso Gabriela Blas: Un juicio contra la cultura aymara. Una investigación de Alberto Irarrazabal Rojas, Periodista.
Gabriela del Carmen Blas Blas, pastora de 24 años madre soltera de tres menores entre los que se cuenta el niño Eloy.
En Julio del 2007 la pastora Gabriela Blas mientras cuidaba el ganado camélido de Cirilo Silvestre en la estancia de Caicone, zona de Humapalca, ubicada a 200 kilómetros al norte de Putre, capital de la Provincia de Parinacota, a 4.000 m.s.n.m. aprox. extravió a su hijo de 3 años, luego de ir en busca de dos llamos que se pierden en el altiplano, siendo las 18:00 oscurecía y al volver no encontró al niño. El cuerpo de Domingo Eloy aparecería en diciembre del 2008.
Una vez que comenzó la investigación hubo cuestionamientos asociados a la demora de la pastora en avisar a las autoridades locales, respecto a la pérdida del niño de tres años y a como lo había dejado solo en el altiplano con un riesgo que sería innecesario. Lamentablemente no existió una explicación que hiciera entender por qué ciertas instituciones del estado chileno no generan confianza a los pueblos originarios, quiénes poseen otros códigos para proceder en ciertas circunstancias.
Estuvo ilegalmente detenida durante cinco días, fue sometida a apremios ilegítimos, fue maltratada de parte del personal policial, durante el transcurso de los juicios que se realizaron no había ninguna intención de considerar la Cosmovisión aymara.
Los juicios fueron injustos y adolecieron de una serie de problemas, de considerar la forma de los propios indígenas ven la costumbre por sobre todas las cosas.
Se cuestionó la labor de los procedimientos, que van desde la detención de una persona por parte de la policía pasando por los interrogatorios y llegando hasta la labor de la Fiscalía, Defensoría y Jueces.
No se le garantizo el derecho a un debido proceso de una persona que le asisten derechos diferenciados en materia jurídica como persona. Hubo un vacío en términos de abordaje. Lo más alarmante del caso de Gabriela Blas, es que cuando en teoría se quiso dar un vuelco en segunda instancia para garantizar sus derechos culturales frente al delito que se le imputan, es precisamente cuando termina siendo más castigada, es lo más contradictorio.
El medio de comunicación local diario La Estrella de Arica, juzgó y sentenció a Gabriela Blas antes que el mismo tribunal y que el juicio terminará instalando en el imaginario colectivo la culpabilidad de esta mujer que dejó abandonado a su hijo a su suerte en terreno desconocido inhóspito e instaló la idea de la pastora aymara mala que no tiene remordimiento, que no expresa ninguna culpa. En una lógica bien extraña, por eso entender la cultura aymara no pasa por las pericias culturales, pasa por cómo se relaciona la sociedad regional con lo aymara y pasa por los prejuicios e ignorancia de los periodistas.
Sin embargo, en los casos de Andrés Velasco no se le midió con la misma vara. Estas personas están libres, gozan de buen trabajo y son gente pública, nadie les dice algo. En este caso se trataba de una mujer aymara analfabeta, que no tenía a nadie que la defendiera que se encontraba trabajando en ese momento, que nunca quiso dejar al niño, pero pagó los resultados de su cosmovisión y de la sociedad en donde está inserta.
Por otra parte, el Convenio 169 de la OIT, y la Ley Indígena pese a estar vigente en el momento del juicio fueron ignoradas y se omitió que Gabriela Blas era una mujer aymara, que no estaba habituada a ser juzgada y presionada, acostumbrada a vivir con otras particularidades, como residir en un lugar donde viven pocos habitantes y donde el contacto con las personas presenta otros ritmos y otras conductas.
Además, es cuestionable el rol de las Universidades, de los antropólogos y profesionales de diversas áreas en su rol como actores pensantes, quienes tienen herramientas para interpretar la cosmovisión de los pueblos originarios, callaron sin aportar al debate.
Estas tres comunidades fundamentan la construcción de la norma en los hechos mencionados anteriormente, en los que se busca investigación, reparación y que nunca más se repitan vulneraciones a los derechos humanos de los pueblos originarios.
Tribunal de Asuntos Indígenas
Se creará un Tribunal de Asunto Indígenas en cada región donde exista territorio indígena y se ejerza jurisdicción indígena, el que deberá ser asistido por una consejería técnica con pertinencia cultural.
El tribunal estará integrado por cinco miembros, en cuyo nombramiento se privilegiará el conocimiento sobre la cultura y derecho propio de cada pueblo. El tribunal estará integrado por:
a) Un juez y una jueza de Corte de Apelaciones con acreditada especialización en estándares internacionales de derechos humanos de los pueblos indígenas.

b) Un hombre y una mujer expertas indígenas de la región, con conocimiento de la cosmovisión de los pueblos.

c) Un o una profesional con experiencia en diálogo intercultural.

La ley determinará los ámbitos de competencia en materia penal y la coordinación entre la jurisdicción común y las jurisdicciones indígenas, observando como límite el derecho a la libre determinación y la supervivencia cultural de los pueblos, los principios y normas contemplados en esta Constitución y conformidad al derecho internacional de los derechos humanos de los pueblos indígenas.

En la regulación de los procedimientos ante el tribunal indígena especial, el legislador deberá orientarse por los principios de interculturalidad, oralidad, concentración, inmediación, publicidad, registro, derecho a la prueba y al derecho propio.
Defensoría de los Pueblos y de la Madre Tierra

Los tribunales de justicia, en su organización y funcionamiento están siempre obligados a adoptar una perspectiva intercultural y a respetar, en sus resoluciones y razonamientos, el derecho propio de los pueblos naciones preexistentes al Estado y los derechos y garantías reconocidos en el derecho internacional de los derechos humanos de los pueblos indígenas.

Se creará la Defensoría de los Pueblos y la Madre Tierra que velará por los derechos individuales y colectivos de los pueblos indígenas y de la naturaleza, ejerciendo las acciones necesarias para su efectiva garantía, protección y reparación, sin perjuicio de las acciones y derechos que asisten a los individuos y comunidades.

Los individuos pertenecientes a pueblos naciones originarias preexistentes al Estado tienen derecho a acceder a un proceso judicial con tutela efectiva de sus derechos, a la pronta resolución de los conflictos y a la reparación efectiva de los daños causados, con pleno respeto a sus prácticas, sistemas jurídicos propios y los derechos garantizados en esta Constitución y el derecho internacional de los derechos humanos de los pueblos indígenas.

Situación Ideal:

Corregir y reparar situaciones de racismo y violencia sistemática que sufren los pueblos originarios desde la conquista, mediante la creación de un Tribunal de Asuntos Indígenas, que esté al servicio de los pueblos originarios, respetando su cosmovisión y que esté asistido por una consejería técnica con pertinencia cultural, con el fin de garantizar la protección y reparación de los habitantes del territorio, orientándose por los principios de interculturalidad, oralidad, género, concentración, inmediación, publicidad, registro, derecho a la prueba y al derecho propio.

Propuesta de articulado

Norma: El Estado Plurinacional de Chile debe respetar, garantizar y promover los sistemas jurídicos indígenas con perspectiva de género y de forma descentralizada, esto a través de la creación de tribunales indígenas.

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Doris Aguilera S.

Disponible Desde:

26 Ene26 de enero2022-01-26

Documentos Adjuntos:

  1. certificados.pdf 759 kb