4 - Derechos Fundamentales

DERECHOS DE PROPIEDAD INDIVIDUAL SOBRE TIERRAS INDIGENAS.

Iniciativa Nº 726

Tema: Derecho de propiedad

Actualizado 25/05/2022 00:36

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Virna Cayupi P.

Disponible Desde:

30 Ene30 de enero2022-01-30

Problema a Solucionar:

Las comunidades indígenas que proponen y promueven esta iniciativa, conocen de cerca la realidad que afecta a las familias indígenas y la incertidumbre que genera la carencia de un título de propiedad individual. Tal necesidad no solo está focalizada en una parte de la región o territorio, sino que es un problema transversal a los pueblos originarios.
La experiencia de los años, la postergación y la falta de soluciones legislativas los ha motivado para hacer esta propuesta ante la Convención Constitucional.

Situación Ideal:

PROBLEMA A SOLUCIONAR:
El derecho de propiedad individual encuentra un lugar privilegiado en el seno de las familias mapuche y, en consecuencia, la futura carta fundamental debe reflejar ese anhelo que, en definitiva, es el sustento del desarrollo económico, social y cultural e insumo primordial del buen vivir o kume mongen, Suma Qamaña.
Por otro lado, se debe dejar de manifiesto que las ideas comunitaristas no son propias del mundo mapuche. En primer lugar, ya que el proceso de reducción o radicación obligó a las familias a ocupar pequeños espacios de tierra donde no fue posible alcanzar un pleno desarrollo y, básicamente se convirtieron en bolsones de pobreza y marginalidad. El asistencialismo ha hecho del comunitarismo su principal foco de atención.
Desde la perspectiva indígena, la ley 19.253 hizo posible la constitución de “comunidades indígenas” en tanto organización social, lo cual no implica que los derechos de propiedad que recaen sobre inmuebles sean considerados como de propiedad colectiva o comunitaria. Muy por el contrario a lo que se piensa o se sostiene por una parte de la sociedad, las familias mapuches residen en bienes inmuebles que poseen títulos de propiedad individual y, para el caso que ello no ocurra, como en el caso de los bienes hereditarios, se aboga por la obtención de un título de propiedad individual.
La ley 19.253 acuña el concepto de comunidad indígena y, posteriormente se producen compras de tierras bajo la modalidad comunitaria, situación que significó un grave problema para los socios o familias, ya que no podían obtener un título individual y, en muchos de los casos, tampoco podían heredar a sus hijos. Lo anterior, dejó como resultado la indivisión, incerteza jurídica y, ausencia de inversión o desarrollo. Cabe hacer presente que la propiedad de la tierra radicaba en la comunidad indígena, la cual poseía una personalidad jurídica propia, en consecuencia, los socios no eran dueños de los predios. Lo anterior, ha generado una importante cantidad de peticiones de adjudicación de goces ante Conadi o los tribunales de justicia.
Posteriormente y con el correr de los años, se optó por la compra de tierras bajo la modalidad de copropiedad, sin embargo, los problemas subsistieron, ya que ninguna de las modalidades mencionadas entrega certeza jurídica respecto de la titularidad de los derechos, o bien, cual es la porción de tierra que le corresponde a cada uno de los socios o copropietarios.
También se puede mencionar como ejemplo lo que refiere el artículo 17 de la ley 19.253, que señala que las tierras indígenas serán indivisibles, aun en el caso de sucesión por causa de muerte. Esta situación obliga a permanecer en la indivisión a los herederos, quienes no pueden disponer de sus bienes y, en situaciones más complejas, ni siquiera pueden ocupar sus predios.
La búsqueda de un título de propiedad individual, ha obligado a muchas familias mapuches a concurrir ante el Ministerio de Bienes Nacionales con el objeto de regularizar la propiedad que ostentan u ocupan. Durante el año 2018, la seremi de bienes nacionales de la región de la Araucanía regularizó 643 títulos individuales que correspondían a familias mapuches. En el año 2019 esa cifra aumentó a 791 regularizaciones para familias mapuches. En el año 2020 tal cifra ascendió a 750 familias y, en el año 2021 se han regularizado unos 1382 títulos individuales. Lo anterior suma un total de 3566 regularizaciones.
Como es posible evidenciar la ley 19.253, no garantiza plenamente el derecho de propiedad individual para las familias mapuches a pesar de constituir el fundamento de nuestra existencia y cosmovisión.
La historia y tradición nos demuestran que la forma de vida en reducciones o, actualmente denominadas comunidades indígenas, no conformaba parte de la lógica existencial del pueblo mapuche, ergo, la concepción comunitaria de la propiedad, tampoco constituía una característica asociada a la tenencia o uso de la tierra que pudiese ser recogida por la futura carta fundamental.
Dado lo anterior, el derecho de propiedad individual sobre las tierras indígenas es el que más se aproxima a la realidad de las familias, tanto en la historia como en la actualidad y, es el que ha logrado una aceptación transversal por otorgar certeza jurídica y permitir el desarrollo de las diversas generaciones.
Es por ello que la nueva Constitución Política debe consagrar de manera especial un derecho fundamental para el pueblo mapuche y los pueblos originarios en general.

Propuesta de articulado

PROPUESTA DE ARTICULADO
La Constitución asegura a todas las personas pertenecientes a pueblos originarios:
Nº.. La libertad para adquirir el dominio de toda clase bienes, excepto aquellos que la naturaleza ha hecho comunes a todos los hombres o que deban pertenecer a la Nación toda y la ley lo declare así. Lo anterior es sin perjuicio de lo prescrito en otros preceptos de esta Constitución. Una ley de quórum calificado y cuando así lo exija el interés nacional puede establecer limitaciones o requisitos para adquisición del dominio de algunos bienes.
Nº.. El derecho de propiedad en sus diversas especies sobre las tierras indígenas y, sobre toda clase de bienes corporales y incorporales, incluida la propiedad intelectual.
Sólo la ley puede establecer el modo de adquirir la propiedad, de usar, gozar y disponer de ella y las limitaciones y obligaciones que deriven de su función social. Esta comprende cuanto exijan los intereses generales de la Nación, la seguridad nacional, la utilidad y la salubridad públicas y la conservación del patrimonio ambiental.
Nadie puede, en caso alguno, ser privado de su propiedad, del bien sobre que recae o de alguno de los atributos o facultades esenciales del dominio, sino en virtud de ley general o especial que autorice la expropiación por causa de utilidad pública o de interés nacional calificada por el legislador. El expropiado podrá reclamar de la legalidad del acto expropiatorio ante los tribunales ordinarios y tendrá siempre derecho a indemnización por el daño patrimonial y moral causado, el que se fijará de común acuerdo o en sentencia dictada conforme a derecho por dichos tribunales.
A falta de acuerdo, la indemnización deberá ser pagada en dinero efectivo al contado.
La forma de posesión material del bien expropiado tendrá lugar previo pago total de la indemnización, la que, a falta de acuerdo será determinada provisoriamente por peritos en la forma que señale la ley. En caso de reclamo sobre la procedencia de la expropiación, el juez podrá, con el mérito de los antecedentes, decretar la suspensión de la toma de posesión.
Los derechos de los particulares indígenas sobre las aguas, reconocidos o constituidos en conformidad a la ley, otorgarán a sus titulares la propiedad sobre ellos.

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Virna Cayupi P.

Disponible Desde:

30 Ene30 de enero2022-01-30