4 - Derechos Fundamentales

Reconocimiento y reparación integral de los Pueblos Indígenas en Chile

Iniciativa Nº 938

Tema: Derechos individuales y colectivos indígenas y tribales

Actualizado 25/05/2022 00:36

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Berta Marín P.

Disponible Desde:

1 Feb1 de febrero2022-02-01

Documentos Adjuntos:

  1. Propuesta_de_Norma.pdf 1.2 mb

Problema a Solucionar:

Los representantes de las organizaciones patrocinantes se reunieron vía zoom para poner en común ideas, para concretar esta propuesta que venían reflexionando desde hace mucho tiempo.
Las organizaciones indígenas patrocinantes proponen la incorporación al texto constitucional
de una norma que permita avanzar en la reparación integral de los Pueblos Indígenas que
habitan lo que hoy se denomina Chile. Históricamente estos Pueblos han sufrido vulneraciones, cuyas consecuencias se arrastran hasta hoy. La historia de desencuentros e intentos de asimilación forzada ha engendrado procesos de migración a zonas urbanas que han afectado los sistemas de vida comunitaria, espiritualidad, religiosidad, el traspaso de conocimientos, etc. Las organizaciones patrocinantes de esta norma intentan hoy recuperar, mayoritariamente desde la urbanidad, todos estos aspectos de la vida de los pueblos indígenas, como una forma de reconstruir su identidad.
Esto ha sido reconocido en normas internacionales, ratificadas por Chile y hoy vigentes, como
la Declaración de la Organización de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indí-
genas (año 2007), que en su preámbulo señala:
● "...que los pueblos indígenas han sufrido injusticias históricas como resultado, entre
otras cosas, de la colonización y de haber sido desposeídos de sus tierras, territorios y
recursos, lo que les ha impedido ejercer, en particular, su derecho al desarrollo de conformidad con sus propias necesidades e intereses".
● Además, la misma Declaración, en los artículos 11.2, 20.2, 28, 32.3 y 40 se refiere a la
necesidad de reparar no solo los daños materiales inflingidos a los Pueblos Indígenas,
presentes y futuros, sino también a los que afecten bienes culturales, intelectuales, religiosos y espirituales.
En el caso particular de Chile, estas vulneraciones históricas han sido ampliamente documentadas y analizadas en el trabajo de la Comisión Verdad Histórica y Nuevo Trato (2003), que señala explícitamente en las páginas 531 a 535:
● "La sociedad chilena se constituyó sobre un esfuerzo de asimilar a fuerza y letra a los
pueblos que habitaban el territorio".
● "Ambos procesos – el de negación de la identidad y existencia de los Pueblos Indí-
genas a favor de la formación de una identidad nacional única, y el de apropiación de
su territorio a favor de la consolidación del territorio nacional– si bien fueron exitosos
en su objetivo de servir a la formación del Estado Nación chileno, tuvieron consecuencias que se arrastran hasta el presente, en algunos casos desastrosas, para los Pueblos
Indígenas, como queda abundantemente acreditado en la evidencia que la Comisión
ha examinado y que consta en este Informe: reducción territorial, fragmentación social,
pérdida patrimonial, pérdida de vigencia de sus sistemas normativos propios, pérdida
de sus idiomas por políticas de castellanización forzosa..."
● Este proceso, en conjunto con los procesos modernizadores posteriores a la Segunda
Guerra Mundial, generaron además la asalarización, urbanización, extensión de la ciudadanía política y educación, que si bien permitieron la integración de ciertos sectores
-no solo indígenas-, generaron el desarraigo indígena de sus formas de vida tradicionales.
● Con todo, los Pueblos Indígenas han generado nuevas formas de organización social,
recomponiendo sus identidades, recreando su cultura, refugiándose en comunidades o
asociaciones que les han permitido conseguir cada vez mayor insistencia y visibilidad.
La Comisión Verdad Histórica y Nuevo Trato estimó, en su momento, que para avanzar en una
forma de relacionarse con los Pueblos Indígenas (el "nuevo trato"), era necesario implementar
mejoras institucionales en tres ámbitos principales:

1. Que permita reparar los daños inferidos a los Pueblos Indígenas
2. Que perfeccione el ordenamiento jurídico, de modo tal que sea posible establecer bases
sólidas de relación entre los Pueblos Indígenas, el Estado y la comunidad nacional.
3. Que permita implementar mecanismos eficientes y eficaces para la plena realización de los
dos puntos anteriores.
Como señalamos, dichas vulneraciones históricas arrastran sus consecuencias hasta hoy. Así
las cifras indican que las personas de Pueblos Indígenas se encuentran en situaciones más
desfavorables y de vulnerabilidad en relación a los indicadores de pobreza, salud, educación, y
otras.
Si bien la ley indígena (1993) significó en su momento cierto avance en relación a la legislación aplicable a la época en Chile, ello fue y es insuficiente, y en muchos casos en vez de permitir el desarrollo de los Pueblos, ha contribuido a acrecentar la brecha que existe entre los propios Pueblos, y también entre éstos y el Estado de Chile.
Existen grandes temas aún pendientes de abordar con un estándar acorde al Derecho Internacional: participación, tierras y territorios, derechos sociales colectivos.
Especialmente, es necesario abordar la reparación integral de los pueblos indígenas en Chile:
el Estado de Chile debe establecer mecanismos que permitan a los Pueblos participar en
igualdad de condiciones en la vida del Estado. Hasta ahora, y a pesar de las normas y mecanismos que se han implementado, eso no ha sucedido. Por las demandas de los Pueblos siguen sin ser resueltas.
Mientras tanto, las cifras nos indican que los Pueblos Indígenas en Chile están en condiciones
de mayor vulnerabilidad que la población en general. Desde el Censo de 2017, a pesar de ir
en constante aumento desde los años 90, las cifras oficiales sobre población indígena no han
tenido mayores variaciones. El número que se considera para políticas públicas y discusión
normativa, indica que el 12,8% de la población del total del país se autoidentifica como perte
neciente a un pueblo originario, esto es aproximadamente 2.158.792 personas, siendo el pueblo Mapuche el más numeroso (casi 1.800.000 personas). Del total de población indígena,
87,8% habita áreas urbanas, contra un 12,2% que lo hace en zona rural. De acuerdo a datos
entregados por la Encuesta CASEN 2017, el 14,2 % de las personas pertenecientes a pueblos
indígenas se encuentran en una situación de pobreza por ingreso, en comparación con el
8,0% para población no indígena. Así también, el 30,3% de la población indígena se encuentra
en situación de pobreza multidimensional, presentando una brecha de 10,5% respecto de la
población no indígena.
Especialmente relevante resulta considerar que la mayor parte de la población indígena en
Chile hoy, de acuerdo a las cifras oficiales, vive en zonas urbanas. Sin embargo, históricamente
y hasta la actualidad la regulación sobre los temas que les conciernen han sido desde una
perspectiva eminentemente ruralistas. Hoy, parte de la población indígena sigue habitando en
zonas rurales, pero la mayoría intenta reivindicar su cultura e identidad desde la urbanidad Así
lo hacen desde hace años varias de las asociaciones patrocinantes de esta norma. Ello hace
necesario abordar la reparación integral desde otro enfoque, uno que permita el reconocimiento de los derechos de los Pueblos tanto en la ciudad como en zonas rurales.
Al citar estas cifras, y otras, se debe tener presente que no existen mecanismos que permitan
una medición con pertinencia cultural de las condiciones en la que hoy habitan los pueblos
indígenas en Chile, y que permitan conocer con certitud y desde la perspectiva de los propios
Pueblos, qué significa la pobreza, o la buena o mala salud, o la educación, entre otros.
En las normas propuestas se incorpora la necesidad de educar a la población general en la
historia de las vulneraciones sufridas por los pueblos, pues la reparación nunca será integral si
la población chilena no conoce a cabalidad que éstas efectivamente existieron, y que la situación actual de la relación entre el Estado de Chile con los Pueblos Indígenas tiene su origen en ellas.

Situación Ideal:

Se pretende impulsar la discusión sobre la necesidad de reparar integralmente a los Pueblos Indígenas del territorio. Que el Estado de Chile reconozca el daño causado a los Pueblos a lo largo de la historia, y repare en parte las consecuencias de esos daños, que se perpetúan hasta hoy. Para avanzar en diálogo intercultural, y propender al desarrollo integral de los pueblos indígenas, es imprescindible partir por reconocer y luego reparar, de modo tal que se intente superar el abismo que existe entre el Estado y los Pueblos. Esta reparación debe ser INTEGRAL, es decir, considerar los diversos aspectos de la vida de los mismos Pueblos, desde su propia perspectiva.
Se propone que la educación en historia de los Pueblos se incorpore como parte de los programas educativos, pues existe la convicción entre los patrocinantes que la educación es parte esencial de la reparación: que la sociedad conozca el sufrimiento y despojo del que han sido objeto los Pueblos Indígenas a lo largo de la historia.

Propuesta de articulado

- “El Estado reconoce que los pueblos indígenas han sufrido vulneraciones históricas que los han desposeído de sus tierras y de sus formas de vida tradicionales. Es deber del Estado velar por la reparación integral de dichas vulneraciones de modo tal que los Pueblos Indígenas puedan alcanzar un desarrollo integral que los conduzca al buen vivir. Una ley determinará la forma en que se reparará a los Pueblos las vulneraciones sufridas, la que deberá considerar, a lo menos la salud, educación y vivienda de los Pueblos Originarios concernidos”.
- Es deber del Estado y de sus órganos velar para que la historia de vulneraciones de los Pueblos Indígenas sea conocida por la población. En virtud del principio de la interculturalidad, los programas educativos deberán incorporar en todos los niveles la historia de los Pueblos Indígenas y su relación con el Estado de Chile."

Esta es una Propuesta de:

Foto de persona

Berta Marín P.

Disponible Desde:

1 Feb1 de febrero2022-02-01

Documentos Adjuntos:

  1. Propuesta_de_Norma.pdf 1.2 mb